Skip to content

Pasos de mama: Primer trimestre

Estas comenzando la aventura del primer trimestre. En estos primeros tres meses vas a experimentar síntomas y emociones nuevas. En este blog queremos ayudarte a entender cada uno de ellos y darte algunas recomendaciones para reducir estos síntomas.

Síntomas del primer trimestre

Diseño sin títuloDurante el primer trimestre vas a comenzar a ver cambios en tu cuerpo y a experimentar nuevos síntomas. Debido a los cambios hormonales puedes sentir sensibilidad en tus senos, hasta que tu cuerpo ajuste los niveles hormonales. Náuseas con o sin causar vomitar “morning sickness” usualmente comienzan a presentarse un mes después de la concepción. Las náuseas pueden ocurrir en cualquier momento del día no solo en la mañana. Estas son causadas por los altos niveles de hormonas. Para reducir las náuseas evita tener el estómago vacío. Algunas recomendaciones para ayudarte con las náuseas son comer lento y en pequeñas cantidades, come comida baja en grasa, evita olores fuertes, aumenta la cantidad de fluidos, té de jengibre y vitamina B6. La vitamina B6 la podemos encontrar en guineos, damascos secos, ciruelas, semillas, nueces, pollo, salmón, tuna, pavo, batata dulce y granos. Es importante tener en mente que la vitamina B se pierde cuando sobre cocinas los alimentos o cuando los cocinas a altas temperaturas. Durante estos meses también vas a experimentar la frecuencia de orinar, el aumento en la cantidad de sangre en tu cuerpo causa que los riñones produzcan más fluido. El aumento en los niveles de progesterona puede causar fatiga, deseos de dormir más, cambios de humor o estreñimiento. La progesterona puede provocar que el movimiento de la comida en el sistema digestivo sea más lento causando el estreñimiento. Puedes experimentar acidez ya que el aumento en los niveles de hormonas relaja la válvula entre el estómago y el esófago.

Muchas veces en el primer trimestre las mamás quieren saber si es o no conveniente hacer ejercicios. Esto es algo que va a depender de cada mujer, por lo que siempre será mejor que consultes a tu ginecólogo sobre la posibilidad de iniciar o continuar con la práctica de ejercicios. La razón principal es que el primer trimestre de embarazo es el más delicado y cuando existe mayor riesgo de que haya alguna complicación o aborto.

Los ejercicios son beneficiosos en muchas formas. Van a ayudarte a aumentar tu energía, vas a dormir mejor, ayuda a manejar el estrés, ayuda con los cambios de humor. El 80% de las mujeres que hacen ejercicios durante el embarazo suelen irse de parto antes de su día de parto. Los ejercicios ayudan al desarrollo y función de la placenta. Mejora el flujo sanguíneo y oxígeno que va a tu bebe. Un ritmo cardíaco entre 140-150 bpm durante el ejercicio tiene buenos beneficios. Pero nunca debes exceder 180 bpm ya que esto puede ocasionar problemas en el embarazo. Debes beber mucha agua antes y después del ejercicio. Alguno de los ejercicios que se recomiendan son aeróbicos moderados, ejercicios de baja intensidad, nadar, caminar, bicicleta estacionaria, aeróbicos en el agua y yoga. Si el embarazo continúa sin dificultades, el segundo trimestre sigue siendo una etapa perfecta para la práctica de ejercicios. Es importante tener en cuenta que debes llamar a tu médico si presentas alguno de los siguientes síntomas: hemorragia vaginal, dificultades o esfuerzos para respirar, mareos, dolor de cabeza, molestias en el pecho, debilidad muscular, dolor o hinchazón en las pantorrillas, contracciones, reducción en el movimiento del feto, visión borrosa o pérdida de líquido por la vagina.

¿Como el quiropráctico te puede ayudar?

La quiropráctica es beneficiosa durante todo el embarazo, no solo en el primer trimestre. Los quiroprácticos son expertos en mejorar el funcionamiento de tu sistema nervioso. Durante el embarazo el 80% de las mujeres experimentan dolor de espalda. En el transcurso del embarazo tu cuerpo se tiene que adaptar a dos grandes cambios, esto son los cambios gravitacionales y los cambios hormonales. Hasta la mujer más saludable y deportista va a pasar por los mismos cambios. El cuidado quiropráctico puede beneficiar e impactar positivamente tu embarazo ya que un buen funcionamiento del sistema nervioso te va a ayudar a poder combatir síntomas como las náuseas, acidez, dificultad para respirar, estreñimiento, hemorroides, dolor de espalda, dolor de cabeza y frecuencia constante de orinar. Un ajuste en el área de la pelvis va a ayudar a que tu bebé tenga más espacio para crecer y moverse, disminuye el dolor en la pelvis y restaurando el movimiento correcto de la pelvis.

Un estudio reveló que las mujeres que están bajo cuidado quiropráctico reducen en un 50% la necesidad de utilizar analgésicos durante el parto. Otro estudio, realizado por Dr. Joan Fallon concluyó que las mujeres embarazadas bajo cuidado quiropráctico disminuyen el tiempo de labor de parto. Los resultados demostraron una reducción de 24% en partos de madres primerizas y un 39% en reducción del segundo parto en adelante.

Un quiropráctico también puede realizar la técnica Webster en mujeres embarazadas. Esta es un ajuste quiropráctico específico en el sacro. El objetivo del ajuste es reducir los efectos de una subluxación en el sacro. Como resultado, facilitando la función neuro biomecánica de la pelvis. Una subluxación en el sacro puede contribuir a un parto difícil para la madre, causado por una función uterina inadecuada, contracción pélvica y mala presentación del bebé.

Pregúntale a uno de nuestros quiroprácticos cómo puedes beneficiarte de cuidado quiropráctico en nuestra oficina durante tu embarazo. Nuestro próximo blog vamos a estar hablando del segundo y tercer trimestre del embarazo.

Por: Dr. Valerie Nazario